La información que necesitas preparar para la venta de tu vivienda

Información para poner en venta tu vivienda

Es posible que ya hayas pasado por un proceso de venta de vivienda en ocasiones anteriores y el tema te resulte familiar.

Pero si no es así y vas a enfrentarte por primera vez a la venta de tu vivienda, es necesario que conozcas toda la información que necesitas recopilar antes de comenzar con el proceso.

1. Descripción de tu vivienda.

Si decides acudir a un profesional inmobiliario para vender tu vivienda, él será el encargado de recopilar los datos necesarios en su primera visita a tu vivienda.

A pesar de esto, es conveniente que realices tú mismo un reconocimiento previo y tengas a mano cierta información relacionada con:

Descripción de la vivienda:

¿cómo describirías tu vivienda de forma objetiva?

¿Qué cualidades deben conocer los posibles compradores que no pueden verse a simple vista?

Descripción del vecindario:

¿la vivienda está en una urbanización?

¿dispone de zonas comunes?

¿cuáles son las normas de la comunidad de vecinos?

Descripción de la zona:

¿cómo es la zona y qué servicios ofrece?

¿qué transporte público hay a disposición de los vecinos?

¿existen centros comerciales cercanos?

También es recomendable que localices el libro del edificio ya que puede contener información de interés sobre las instalaciones.

Los planos de la vivienda y la información sobre quién es el presidente de la comunidad de vecinos o la gestoría encargada de llevar la comunidad, también es información que conviene tener a mano a la hora de comenzar con el proceso de venta.

2. Documentación

El agente inmobiliario encargado de gestionar la venta de tu vivienda, irá pidiéndote la documentación que necesite en cada momento del proceso. Esta documentación estará relacionada con:

– Título de propiedad o Escritura de compraventa: es el documento en el que aparece el titular actual de la vivienda. Este documento está inscrito en el Registro de la Propiedad de la población del inmueble.

– Documento de identidad: Se debe presentar un documento oficial como el DNI/NIE, para verificar que eres el titular de la propiedad.

– Nota simple Registral: este documento acredita el nombre del propietario y los posibles tipos de carga existentes como la hipoteca u otras afecciones. En el caso de que no se deba nada al banco, en la Nota Simple de la propiedad deberá aparecer que el inmueble se encuentra libre de cargas.

– Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI): se deberá presentar el último recibo pagado del Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Este es el impuesto que grava el hecho de tener un bien en propiedad. En ocasiones, el notario puede llegar a solicitar hasta los 5 últimos recibos.

– Certificado de estar libre de cargas: será necesario reclamar un certificado al administrador de la finca donde se establezca que el titular de la vivienda no posee ninguna cuota de comunidad pendiente de pago. Este documento deberá estar debidamente firmado por el Administrador-Secretario y el presidente de la comunidad deberá dar el visto bueno.

– Certificado de deuda pendiente y Cancelación Registral: este certificado será necesario en el caso de que todavía estemos pagando una hipoteca por nuestra vivienda. En él se especifica el importe que se debe en el momento de la transmisión de la vivienda.

– Certificado de eficiencia energética: obligatorio desde el  1 de junio de 2013. Este certificado indica el grado de eficiencia que posee una vivienda en una escala de la A a la G. Si no se dispone de este documento, podremos ser sancionados con multas de entre 300 y 6.000 euros.

– Cédula de habitabilidad: garantiza que el inmueble cumple con unos niveles mínimos para que el lugar pueda ser habitado. La cédula de habitabilidad analiza aspectos de la vivienda como la salubridad, la higiene y la solidez de la estructura del habitáculo.

– Estatutos de la Comunidad de propietarios: aunque no siempre es necesario, se puede solicitar que el vendedor otorgue al comprador los estatutos de la comunidad donde se establecen las normas de sus propietarios.

3. Asesoramiento profesional

Afrontar el reto de vender una vivienda, puede convertirse en un proceso caótico si somos desconocedores de su procedimiento. Además de saber qué información y documentación debemos preparar para vender una vivienda, también es importante saber donde debemos solicitar cada certificado, cuánto dinero puede costarnos y sobre todo, donde debemos presentarlo.

Por todo ello, nuestra principal recomendación para vender tu vivienda, es que pidas consejo a asesores inmobiliarios en tu zona.

Además de guiarte en cada uno de los trámites que debes gestionar, podrás ayudarte de su conocimiento sobre el mercado inmobiliario para marcar un precio de salida adecuado o mejorar la presentación de tu vivienda con el objetivo de conseguir una mayor rentabilidad.

Si tienes intención de vender una vivienda en Málaga, Barcelona, Valencia o Murcia, consulta con las agencias de MLS existentes en cada zona. En ellas encontrarás a los profesionales inmobiliarios que necesitas para no perderte entre todos los trámites del papeleo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*