¿Sabes por cuánto puedes alquilar tu piso?

Una de las primeras incógnitas a las que se enfrenta un propietario cuando decide alquilar su casa es cuánto pedir por ella. Esta variable será determinante a la hora de encontrar un inquilino, por lo que se debe ir con cuidado a la hora de fijar el precio del alquiler. La cantidad final es decisión del arrendador, pero existen múltiples factores y métodos que permiten calcular una cantidad adecuada para tu vivienda.

Según su tamaño

El tamaño de la vivienda es una de las variables principales a la hora de establecer el precio del alquiler. Se calcula, aproximadamente, que el 30% del precio puede corresponder al espacio del inmueble. Otras variables como el número de habitaciones y baños y su antigüedad también contribuyen a que la cantidad suba o baje.

Barcelona es la cuidad española donde alquilar una vivienda se cotiza más alto, a 12,5€/m2. En el caso de Madrid, su precio medio es algo más bajo y se sitúa a 11,3€/m2.

Según su localización

La localización de la vivienda también es uno de los factores claves que ayudaran a establecer el precio. La zona donde se encuentra la vivienda supone, aproximadamente, un 40% del valor del alquiler. Normalmente los pisos céntricos suelen ser más caros que los de la periferia. Comprar una casa en una buena zona es una inversión sólida a largo plazo. Existen cinco características que determinan si la vivienda está en una buena localización:

  • Barrio tranquilo y seguro
  • Buenos colegios cerca del inmueble
  • Proximidad a lugares populares, tiendas y restaurantes
  • Acceso a transporte público y carreteras
  • Disponibilidad de zonas verdes, deportivas o infantiles 

Según su comunicación

Otro componente esencial que influirá en el precio es la comunicación de la vivienda. La cercanía a sitios de interés suele ser un factor muy importante para los futuros inquilinos. La proximidad a estaciones de transporte público o a las principales vías de comunicación de la localidad es un elemento a tener en cuenta para el posible ocupante de la vivienda.

Según su zona de mercado y su demanda

Antes de decidir la cantidad final, también se debe analizar la situación del mercado en la zona o barrio donde está la vivienda. La relación entre oferta y demanda que exista será clave en la inclinación final del precio. Se debe tener en cuenta cuántos pisos están ofertados en la zona y qué precios se piden por las viviendas similares. También se debe considerar la demanda de inquilinos que hay en el barrio. Si la zona donde se encuentra el inmueble es de las más demandadas, influirá al alza en el precio.

Según estado y aspecto de la vivienda

El estado y el aspecto de la vivienda pueden hacer elevar o bajar el precio. Si el inmueble ha sido actualizado, se reflejará en el precio incrementándolo en un 10%. Esto también se aplica si las instalaciones como el agua, el suelo o las paredes han sido renovadas. Mostrar un piso limpio y cuidado aumenta las posibilidades de obtener una mayor cantidad de importe por su alquiler.

Según el exterior de la vivienda

Normalmente, las viviendas exteriores se pagan más caras que las interiores. A la hora de fijar el importe, también se debe tener en cuenta el tipo de inmueble, en qué planta esta, el tipo de edificio y las vistas. Se calcula que un ático cuesta un 10% más que el resto de pisos del bloque.

Según extras de la vivienda

Los servicios extra de la vivienda como disponer de un ascensor, un portero, una piscina o garaje implican un valor añadido a la vivienda, por lo que el alquiler podría incrementarse entre un 5% y 10%.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*